2 Herramientas de medida imprescindibles en el sector de las pinturas

Hoy vamos a analizar con detalle dos herramientas de medida imprescindibles en el sector de las pinturas. ¿Sabes cuáles son? No te preocupes, porque si te interesa conocerlas, a continuación te contamos cosas interesantes sobre ellas.

Hasta hace muy poco tiempo, prácticamente el único objetivo que se perseguía concienzudamente tras un repintado de cualquier superficie era el de conseguir un buen acabado que contribuya a la satisfacción del cliente. Sin embargo, los tiempos cambian, y las necesidades dentro del sector también, hasta tal punto que actualmente resulta igual de importante obtener un acabado de calidad, como conseguir que la reparación resulte eficiente y rentable.

Por lo tanto, ante esta tesitura, no cabe otra posibilidad que optimizar la rentabilidad de cualquier trabajo de pintura, así que hoy vamos a analizar con detalle dos herramientas de medida imprescindibles en el sector de las pinturas. ¿Sabes cuáles son? No te preocupes, porque si te interesa conocerlas, a continuación te contamos cosas interesantes sobre ellas. ¡Vamos allá!

 

Herramienta de medida imprescindible nº1: medidor de micras

La primera herramienta de medida imprescindible que queremos destacar es el medidor de micras. Se trata de un útil de medición de alta precisión capaz de determinar el espesor de las capas de pintura aplicadas sobre un determinado soporte con la finalidad de valorar la calidad de la reparación y/o  buscar nuevas formas de rentabilizar las reparaciones, algo tan importante hoy en día para contrarrestar los efectos negativos derivados de distintos factores económicos y empresariales que vienen sucediendo desde hace unos años y que están reduciendo los márgenes de beneficio de las empresas.

Actualmente existen dos medidores de espesor, uno que realiza la lectura en mojado, es decir, con la pintura tierna, y otro que lo hace en seco una vez que la capa aplicada está curada. De ambas opciones, el medidor de micras en mojado es el menos conocido. Se trata de un útil de funcionamiento totalmente manual, por lo que se elimina cualquier riesgo de lectura deficiente por un mal funcionamiento de su mecanismo interno.

A modo de ejemplo, el medidor suministrado por Disolac, está formado por una pieza hexagonal, fácilmente manipulable, que lleva tallado en cada uno de su lados una serie de ranuras puestas a una medida concreta, cada una de la cual se corresponde con distintos espesores de pintura. La herramienta asegura su correcta colocación sobre el soporte gracias a la perfecta geometría de cada uno de los vértices que forman la pieza hexagonal. Podemos ver el medidor de micras indicado en la siguiente imagen:

Herramienta medida: Medidor espesor manual
Herramienta medida: Medidor espesor manual

El uso de este medidor de espesores manual resulta muy sencillo y consiste en seguir estos pasos:

  • Consultar la ficha técnica del revestimiento utilizado para conocer el espesor teórico de la capa de pintura que es capaz de obtenerse tras la aplicación.
  • Escoger el lado del medidor que contenga el valor teórico visto en la ficha técnica del revestimiento.
  • Inclinar el medidor de forma que que el vértice izquierdo del lado seleccionado quede perpendicular al soporte.
  • Acercar el medidor a la superficie de prueba hasta que su vértice izquierdo toque el soporte.
  • Inclinar el medidor poco a poco hasta que el vértice derecho del lado escogido toque el soporte. En este momento, los dos vértices del lado seleccionado están tocando el sustrato, por lo que la capa de pintura impregna las ranuras que quedan a un nivel igual o inferior al espesor de la capa de pintura.
  • Retirar con cuidado el medidor siguiendo el mismo proceso que el de colocación pero a la inversa.
  • Voltear el medidor para interpretar el espesor de la capa de pintura existente, de forma que el canto de la última ranura impregnada de pintura es la que determina el espesor de pintura aplicado.
  • Comparar la lectura obtenida con el valor de referencia del fabricante, con el objetivo de efectuar los cambios o las regulaciones que sean necesarias para obtener los valores deseados de aplicación.

 

Por otro lado, también encontramos en el mercado el medidor de micras electrónico. Esta variante permite la medición de la capa de pintura sin generar ningún tipo de daño, siempre y cuando el revestimiento esté completamente seco.

En estos útiles, la medición se efectúa por ultrasonidos a través de una sonda ultrasónica que se encarga de generar y enviar una serie de ondas e impulsos sonoros que atraviesan los revestimientos (pinturas, masillas, etc.) de una superficie hasta llegar al sustrato base . A continuación, el software que incluye el aparato mide de forma precisa el tiempo que ha tardado el impulso en atravesar todos los revestimientos presentes y, en base a ello, determina el espesor existente, devolviendo un valor concreto sobre el display del medidor. La presencia de esta tecnología en el interior del útil lo hace más susceptible de sufrir daños y devolver lecturas incorrectas.

A la hora de utilizar este útil hay que tener en cuenta la necesidad de que la capa de pintura esté seca, así como efectuar su correspondiente calibración en base a las indicaciones del fabricante.

Por último, señalar los siguientes ejemplos concretos de trabajos en los que el uso de este útil resulta fundamental:

  • En fábricas de revestimientos o vehículos conocer este dato resulta crucial para garantizar la calidad ofrecida sin merma de la rentabilidad.
  • En industria de pintado donde se aplican sistemas de pintado estandarizados por normas ISO, como por ejemplo la ISO 12944, o similares.
  • En talleres de pintura, el medidor de micras permite a un jefe de taller conocer la reparación llevada a cabo para ver si el espesor total de los revestimientos se encuentra dentro de los estándares admitidos.
  • En el sector pericial, esta herramienta sirve para detectar reparaciones inadecuadas que no se ajustan a la tasación estipulada, especialmente cuando se han valorado deformaciones sobre elementos metálicos o sintéticos en los que se requiere un conformado y un posterior enmasillado.

Herramienta de medida imprescindible nº2: medidor de ratio de mezclas

El medidor de ratio de mezclas es la otra herramienta imprescindible que queremos destacar. Este es uno de los sistemas más utilizados en el sector industrial de pintura para efectuar la mezcla de aquellas pinturas que van catalizadas y/o diluidas. Las variantes más utilizadas son la regla de mezclas y el vaso graduado. Ambos sistemas llevan impresos distintos ratios o escalas válidos para las proporciones de mezcla más habituales (2:1, 3:1, 4:1, 5:1, etc.). Con ello, se evita la necesidad de realizar ningún cálculo y se simplifica la elaboración de la mezcla gracias a lo visual e intuitivo que resulta el proceso.

Herramienta medida: Regla mezcla
Herramienta medida: Regla mezcla

La representación de las proporciones de mezcla se efectúa mediante un sistema de escalera donde el primer escalón siempre es el producto (A), el segundo el catalizador (B) y el tercero el diluyente (C), el cual en ocasiones viene representado en porcentaje respecto al total (5%, 10%, etc.).

Gracias a esta herramienta de medida, el operario puede efectuar una mezcla precisa de la pintura de forma rápida y sencilla, lo que se traduce en beneficios tan importantes como estas:

  • Se elimina el riesgo de interferir sobre las propiedades físicas de la pintura en cuanto a su velocidad de secado, viscosidad, capa de pintura resultante, etc., circunstancias que en el caso de darse dificultan la aplicación, incrementan exponencialmente el riesgo de aparición de defectos de pintura y afectan a la calidad del repintado.
  • Mayor productividad.
  • Menor margen de error y, por lo tanto, menor desecho de producto.
  • Reducción de útiles de medida, gracias a que incluyen distintas escalas en un mismo útil.

Por último, para realizar la mezcla de forma correcta con un medidor de ratio de mezclas es imprescindible seguir estos pasos:

  • Seleccionar el medidor de ratio de mezclas adecuado a la relación de mezcla de la pintura que se va a mezclar.
  • Asegurarse de que el útil está completamente limpio y la escala perfectamente visible.
  • En el caso de la regla de mezclas, introducir y apoyar esta sobre un bote con el fondo totalmente plano y los lados perfectamente rectos, es decir, que el recipiente no presente conicidad.
  • Añadir el producto hasta llegar a la línea que marca el primer escalón.
  • Añadir el catalizador hasta llegar a la línea que establece el segundo escalón.
  • Cuando sea necesario, añadir el diluyente llegando hasta la línea correspondiente del tercer escalón.
  • Remover el conjunto para homogeneizar la mezcla.

Medición precisa = control sobre la aplicación

Como hemos visto a lo largo del artículo, llevar a cabo un proceso de medición preciso nos permite obtener beneficios muy interesantes que van más allá de conseguir un acabado de calidad a simple vista. En este sentido, el medidor de micras y el medidor de ratio de mezclas son las herramientas imprescindibles que ayudan a conseguir una calidad óptima, pero que también nos permiten aplicar un control preciso sobre el proceso de trabajo realizado. Así que si aún no las utilizas en tu día a día, ¡no dudes en empezar a hacerlo!

Nuestro blog


Mantente al día