¿Por qué es importante conocer el sustrato y recubrimiento?

Conocer el sustrato que se va a trabajar y el recubrimiento que se utilizará antes de preparar una superficie para su posterior pintado es esencial para garantizar un buen resultado.

Conocer el sustrato que se va a trabajar y el recubrimiento que se utilizará antes de preparar una superficie para su posterior pintado es esencial para garantizar un buen resultado, duradero con el paso del tiempo y los factores externos a los que va estar sometidos.

Es común pensar que el recubrimiento o revestimiento que se aplica sobre una superficie es el factor más importante en el momento de proteger una pieza.

Sin embargo, también hay que poner especial atención al sustrato o superficie, ya que supone la base sobre la que se depositará el posterior recubrimiento.

El estado del sustrato afecta directamente al recubrimiento en cuanto a su:

  • Estabilidad (Adherencia)
  • Durabilidad
  • Efectividad (Protección)
  • Vida útil

 

Por ejemplo: una construcción de una casa sobre arena o arcilla versus sobre roca

Si vamos a construir una casa sobre un terreno arenoso o arcilloso lo más probable es que la vida de la construcción sea más corta que la de una casa construida sobre un terreno rocoso. Por lo cual obtendremos un resultado final de la construcción más satisfactorio en la construcción sobre roca.

El sustrato y el recubrimiento

Hay dos factores determinantes en a la hora de pintar una superficie: el sustrato y el recubrimiento. El tipo de recubrimiento que elegiremos dependerá de la naturaleza del sustrato, y el sustrato requerirá una preparación previa que dependerá del recubrimiento.

Generalmente los recubrimientos se desarrollan para un determinado tipo de sustrato o material, así que, si se aplican en otro tipo de sustratos por los que no han sido diseñados, seguramente no obtendremos el resultado deseado.

Todos los sustratos requieren de una preparación superficial mínima. En función del tipo de recubrimiento a aplicar, necesitaremos una preparación superficial más o menos exigente. Por ejemplo, una superficie de acero limpiada con chorro de arena, puede no ser el adecuado para otro material diferente, como sería una superficie de acero cepillada con alambre.

Por eso es muy importante consultar la ficha técnica del producto que se va aplicar y seguir todas las instrucciones de aplicación.

¿Cómo elegir el método de preparación?

Antes de iniciar la preparación de la superficie es necesario determinar los métodos y procedimientos que se deben emplear dependiendo de las características específicas del sustrato.

Por ejemplo, para preparar un sustrato de acero, se toma como referencia los criterios establecidos en la norma ISO 8504-1:2020.

El primer aspecto a tener en cuenta para la elección del método de preparación es el de saber el tipo de sustrato con el que se va a trabajar.

Según esta norma ISO podemos agrupar en tres casuísticas en relación al sustrato metálico:

Metal nuevo 
Metal nuevo Preparar superficie
Metal nuevo

Deberemos comprobar:

  • El tipo de metal inicial.
  • El grado de oxidación inicial.
  • La existencia de cualquier tratamiento químico (cromado, fosfatado).
  • La presencia de sustancias químicas o contaminantes.
Metal previamente revestido
Metal previamente revestido preparar superficie
Metal previamente revestido

Deberemos comprobar:

  • El tipo de revestimiento existente para determinar su naturaleza, adherencia, DFT, presencia de contaminantes, etc.
Metal imprimado
Metal imprimado - preparar superficie
Metal imprimado

Deberemos comprobar el tipo de imprimación utilizada para comprobar su naturaleza y aplicar un revestimiento que sea compatible.

  • La existencia de daños o trabajos inferiores deficientes (como de soldadura).
  • La presencia de contaminantes en la superficie.

También es necesario tener en cuenta las siguientes variables:

  • Grados y niveles de preparación de la superficie esperados, siempre y cuando los hubiere.
  • Equipo y personal disponibles para efectuar el trabajo.
  • Sistema de revestimiento que se va a emplear.
  • Reglamentos y leyes que afectan al proceso de preparación y revestimiento.

Costo del trabajo.

Una buena base antes de preparar la superficie

Como hemos visto, conocer bien el sustrato y el recubrimiento que se va actualizar es el primer paso antes de proceder a la preparación de superficie que nos determinará la elección del recubrimiento y cómo debemos tratar el sustrato para prepararlo para la aplicación. Así pues, este paso es la base para conseguir el resultado esperado.

Nuestro blog


Mantente al día