6 cosas que necesitas saber sobre la imprimación para plásticos

Los materiales plásticos se han ido introduciendo progresivamente en la fabricación de vehículos. Por eso, hay ciertas cosas que debes tener en cuenta cuando aplicas la imprimación para plástico.

Los materiales plásticos se han ido introduciendo progresivamente en la fabricación de vehículos hasta alcanzar porcentajes muy importantes del orden de en torno al 50% del total de los mismos. Este protagonismo tan marcado viene dado por la multitud de ventajas que ofrece este material.

Sin embargo, a la hora de repararlos o sustituirlos, los procesos de trabajo que se utilizan difieren de los empleados tradicionalmente en la reparación de acero. En este sentido, el profesional del taller debe ser más meticulosos a la hora de ejecutar la reparación y utilizar una serie de productos específicos que se ajusten a las particularidades y al comportamiento de este material.

Dentro de este conjunto de novedades, hoy queremos tratar con detalle un material imprescindible dentro del proceso de reparación de plásticos: la imprimación o promotor de adherencia para plásticos. ¿Lo conoces?, seguro que sí, ¿pero realmente los estás utilizando conforme a como nos indica el fabricante? Sea como sea, a continuación vamos a analizar con detalle este consumible imprescindible tanto en el área de reparación de carrocería como de pintura.

Características generales de los materiales plásticos

El uso generalizado de plásticos en la configuración de un vehículo responde principalmente a la necesidad de contribuir a la disminución de su peso, con el objetivo de reducir las motorizaciones y, con ello, las emisiones contaminantes que permitan a los fabricantes cumplir con las, cada vez más estrictas, normas EURO. Por otro lado, los plásticos muestran otras particularidades como las siguientes que definen su comportamiento y que han de tenerse en cuenta al repararlos:

  • Se pueden reparar con cierta facilidad y fiabilidad, siempre y cuando se siga de forma estricta el proceso más indicado para el tipo de plástico en cuestión. Durante dicho proceso, también resulta importante utilizar los productos específicos para este tipo de material, como pueden ser las masillas para plásticos, los elastificantes de pintura o los limpiadores específicos, entre otros.
  • Su grado de flexibilidad depende de la naturaleza del plástico. Este aspecto se tiene en consideración con la finalidad de aplicar el método de reparación que mejor reproduzca dicho grado de flexibilidad. Como norma general, los plásticos termoplásticos (más flexibles) se reparan con métodos que permitan reproducir está flexibilidad, mientras que las versiones de plásticos más rígidos (termoestables, sobre todo) exigen métodos de reparación acordes a ello.
  • Tienen una baja adherencia, por lo que antes de aplicar cualquier tipo de pintura, sea de fondo o de acabado, deben ser tratados para garantizar la adhesión.
  • Su proceso de oxidación es lento y nunca se corroen, por lo que pueden fabricarse sin ningún tipo de recubrimiento.
  • Se trata de un material reciclable, aunque los plásticos compuestos (composites, neumáticos, etc.) presentan una mayor dificultad para ello.
  • Son buenos aislantes eléctricos, térmicos y acústico Además, tienen capacidad para absorber parte de la energía generada en una colisión.

¿Qué es una imprimación para plásticos y cuándo se usa?

Una imprimación para plásticos, también conocida como promotor de adherencia, es un tipo de pintura de fondo de un componente diseñada para tratar el plástico desnudo con el objetivo de incrementar la adherencia de las distintas capas de pintura que se aplican durante el proceso de reparación y/o pintado. Gracias a su utilización, se elimina cualquier fallo de adherencia y el riesgo de agrietamiento o pelado, aportando a la reparación calidad y durabilidad.

Las situaciones de trabajo más frecuentes que exigen el uso de una imprimación para plásticos son las siguientes:

  • Recambios nuevos de plástico de la carrocería que no vienen imprimados de fábrica.
  • Calvas que aparecen durante los procesos de reparación de un plástico en los que se han eliminado sus capas de recubrimiento. Generalmente esto ocurre durante el lijado de anomalías superficiales como pequeños rayones, desconchados de pintura, etc. y siempre antes de enmasillar, aplicar aparejo o pintar.

 

En nuestro curso de fondos para la carrocería puedes ampliar la información.

Precauciones a tener en cuenta durante la utilización de una imprimación para plásticos.

Como ocurre con cualquier tipo de pintura, el uso de una imprimación para plásticos se lleva a cabo según las directrices establecidas por el fabricante en la correspondiente ficha técnica del producto. Sin embargo, podemos establecer una serie de consideraciones de aplicación que bajo ningún concepto se pueden pasar por alto, puesto que de hacerlo, el nivel de adherencia final conseguido se reduce drásticamente. Los aspectos más relevantes a tener en cuenta son los siguientes:

  • Identificar el plástico para determinar la necesidad de utilizar imprimación para plásticos, puesto que actualmente existen fondos de adherencia directa sobre este tipo de sustratos, como el MULTYFILLER GRIP de Roberlo, que se adhieren perfectamente sobre variantes ABS, PP-EPDM y PP-PE-EPDM.
  • Efectuar la preparación del sustrato plástico, de forma que la superficie quede completamente lijada o matizada, libre de polvo y descontaminada. La descontaminación se realiza con limpiadores específicos para plásticos, ya que están diseñados para reducir la carga estática del soporte y, con ello, la atracción de partículas de polvo hacia la superficie del mismo.
  • Escoger el formato de imprimación más adecuado a la extensión de la superficie a tratar. Siendo así, y como norma general, los formatos en aerosol se utilizan para el tratamiento de superficies de menor extensión, tales como reparaciones puntuales o parches, mientras que los formatos a pistola siempre que sea necesario imprimar superficies amplias, como por ejemplo paragolpes nuevos o piezas de plásticos con muchos daños. Un ejemplo de estas imprimaciones son las variantes de Primerplast de Roberlo, con su versión a pistola y su versión en aerosol.
  • Agitar el bote de imprimación para homogeneizar su contenido. En el caso de los formatos en aerosol, este paso es de vital importancia y suele requerir un par de minutos de agitación para garantizar su función.
  • Realizar la aplicación de la imprimación para plásticos manteniendo una distancia de aplicación de unos 20 cm. La aplicación se efectúa a una mano procurando que la capa depositada sea fina y perfectamente homogénea, asegurándose que toda la superficie de plástico desnudo queda recubierta.
  • Respetar el tiempo de evaporación indicado por la ficha técnica del producto antes de aplicar la capa de pintura posterior.

 

Imprimación para plásticos, el gran aliado de las reparaciones sobre materiales plásticos

La reparación y pintado de plásticos son trabajos que se realizan a diario en un taller de carrocería. Sin embargo, las particularidades de estos materiales requieren que los procesos de reparación que se utilizan se apliquen de forma estricta y precisa. Del mismo modo, la utilización de determinados productos, como las imprimaciones para plásticos, no se pueden pasar por alto cuando el objetivo del taller es ofrecer reparaciones de calidad y duraderas. Por lo tanto, conociendo las características de los plásticos y los productos específicos para este tipo de sustratos, lograr este objetivo no resulta nada complicado.

Nuestro blog


Mantente al día