Diferencias entre abrasivos tradicionales y cerámicos

Los abrasivos son un material fungible de gran importancia en el taller, ya que prácticamente se utilizan en todas las fases de reparación de un vehículo.

Los abrasivos son un material fungible de gran importancia en el taller, ya que prácticamente se utilizan en todas las fases de reparación de un vehículo. Gracias a ellos podemos dar forma a los materiales de relleno, conseguir un acabado determinado, abrir el poro de los revestimientos para garantizar la adherencia o incluso pulir superficies para optimizar su acabado.

Es por eso, que la tecnología del abrasivo incide directamente sobre la calidad y la rentabilidad de cualquier reparación. Y bajo estas premisas, los fabricantes buscan opciones mejoradas de abrasivos para contribuir a la mejora de los procesos de trabajo en el taller de reparación. Dentro de esta búsqueda, uno de los logros conseguidos son los abrasivos cerámicos, pero ¿Te suena este tipo de abrasivo? ¿Conoces las ventajas que aporta al taller?. Tengas o no respuesta a estas preguntas, sigue leyendo para conocer más sobre la última tecnología en abrasivos.

¿Qué es un abrasivo cerámico?

Como cualquier otro abrasivo, y atendiendo a la función propia de un taller de chapa y pintura, un abrasivo cerámico está diseñado para generar un determinado poder de abrasión sobre distintos sustratos y revestimientos, con el objetivo de lijar la superficie y dejarla en perfectas condiciones para posteriores trabajos de pintura.

Sin embargo, la introducción de granos de cerámica le aporta una serie de características muy ventajosas frente a otros tipos de abrasivos que lo diferencian del resto y que mejoran sustancialmente su comportamiento y durabilidad.

¿Qué diferencias existen entre los abrasivos tradicionales y los cerámicos?

Los abrasivos tradicionales utilizados para lijar en los talleres de chapa y pintura están formados por minerales como el carburo de silicio y el óxido de aluminio (corindón), aunque también se pueden encontrar otro tipo de abrasivos destinados a otras funciones que incluyen minerales como el circonio (gran capacidad de corte) o son elaborados con nylon expandido (menor tendencia a sobrecalentar).

Respecto a los abrasivos cerámicos utilizados en el taller de carrocería, este tipo de tecnología está actualmente presente, sobre todo, en los discos de lija diseñados para ser colocados en herramientas de lijado como la lijadora rotorbital.

Las diferencias entre los tres tipos de minerales más utilizados en la fabricación de lijas vienen dadas por las características que presenta el mineral en cuanto a su dureza y tenacidad, y respecto a sus características y comportamiento a lo largo de su vida útil (friabilidad). En este sentido, este el comportamiento de cada tipo de mineral:

Carburo de silicio

  • Es un tipo de grano abrasivo de origen sintético.
  • Presenta una dureza de 9,7 en la escala de Mohs.
  • Muestra una baja tenacidad, por lo que se rompe con facilidad tras el uso.
  • Características y comportamiento del grano. Gracias a su estructura cristalina, el grano presenta aristas muy vivas y afiladas que provocan un rayado estrecho y profundo en la superficie. A medida que se va lijando, el grano se va rompiendo perdiendo cierto tamaño, pero manteniendo las aristas vivas y afiladas. Sin embargo, la pérdida de tamaño del grano debido a las continuas roturas tras el uso termina por mermar su capacidad de corte.
  • Este mineral se utiliza en la fabricación de abrasivos en los que se busca un elevado poder de corte o en papeles de lija manual.

abrasivosÓxido de aluminio

  • Es un tipo de grano abrasivo de origen sintético.
  • Presenta una dureza de 9,4 en la escala de Mohs.
  • Muestra una elevada tenacidad, por lo que no se rompe con facilidad
  • Características y comportamiento del grano. El grano presenta una tendencia al arromamiento como consecuencia de su estructura cristalina irregular, por lo que a medida que se va desgastando va perdiendo sus aristas y la geometría del grano se va volviendo más roma, o sea más chato. Este comportamiento hace que este abrasivo provoque un rayado superficial poco profundo y más ancho. A medida que el mineral se redondea cada vez más con el uso y se hace más pequeño, se va perdiendo capacidad de corte.
  • Este mineral se utiliza en la fabricación de abrasivos de acabado.

abrasivos

Granos cerámicos

  • Es un tipo de grano abrasivo de origen natural que es sometido a procesos de sinterización para mejorar sus propiedades.
  • Presenta una dureza elevada.
  • Su tenacidad es elevada, por lo que no se rompe con facilidad.
  • Características y comportamiento del grano. El grano presenta una estructura microcristalina que hace que a medida que se va desgastando se vaya rompiendo poco a poco de forma que siempre se vuelven a generar aristas de corte afiladas. Esta particularidad le proporciona una durabilidad hasta 3 veces superior al resto de minerales abrasivos.
  • Este tipo de mineral se utiliza para un amplio rango de granos abrasivos, tanto para las variantes diseñadas con un elevado de corte como para otras destinadas a obtener acabados más finos.

Abrasivo

Por lo tanto, en lo referido a los abrasivos de lijado en los talleres de chapa y pintura, la utilización de lijas con granos cerámicos agiliza los procesos de trabajo y garantiza una mayor vida útil del abrasivo, lo que a medio plazo se traduce en un menor consumo de este material y, por lo tanto, en un posible ahorro económico. Además, si tenemos en cuenta que la práctica habitual del operario cuando utiliza lijas tradicionales es la de desecharlas nada más detecta una mínima pérdida de corte, los abrasivos cerámicos se postulan como una forma de no desperdiciar material y de reducir los residuos generados en el taller.

Abrasivos cerámicos: solución que va más allá del lijado

La evolución de los productos y materiales en el sector del automóvil es una tónica constante que busca facilitar los trabajos que habitualmente se desempeñan en el taller, así como incrementar su productividad. En este sentido, la utilización de abrasivos cerámicos agiliza los procesos de lijado, incrementa la durabilidad de las lijas, elimina el desperdicio injustificado y reduce el número de residuos generados, por lo que su utilización contribuye a mejorar los resultados del taller.

Nuestro blog


Mantente al día