¿Cómo elegir la variante de color más parecida?

Todos los coches disponen de una referencia de pintura que, en caso de tener que repintar alguna pieza, será la clave para conseguir el mismo color. Sin embargo, la mayoría de los colores disponen de variante de color.

Todo propietario sabe que su coche dispone de una referencia de pintura que, en caso de tener que repintar alguna pieza, será la clave para conseguir el mismo color. Sin embargo, la realidad es muy distinta y bastante más cruda, básicamente porque la mayoría de los colores y, sobre todo los más usados, disponen de las llamadas variantes del color.

Por ello, la forma de gestionar y elegir la variante más parecida de un color se convierte en un proceso de trabajo de vital importancia para cualquier taller, gracias al cual se evitan cambios de tonalidad en la pieza repintada, especialmente cuando se trata de trabajos al corte, por ese motivo siempre se recomienda difuminar.

¡Así que sigue leyendo para conocer la forma de conseguirlo!

La realidad de las variantes de colores en los vehículos

Una variante de color es la desviación colorimétrica (tonalidad, vivacidad, etc.) que presenta un determinado color de referencia tras verse afectado por multitud de factores externos y técnicos propios de la naturaleza de la pintura y de las condiciones en las que ha sido aplicado. Estas desviaciones no se aprecian cuando se pinta un vehículo completo, pero si cuando se hace parcialmente.

A sabiendas de ello, el fabricante de la pintura se preocupa de analizar estas desviaciones para ofrecerle al taller de reparación una amplia gama de variantes, en formato de probeta, con particularidades colorimétricas distintas entre ellas que le permitan repintar un vehículo con aquella más parecida.

En algunos casos, el fabricante de la pintura ofrece una única variante, en otros puede haber dos o tres, mientras que en otros se alcanzan hasta 7 u 8 variantes diferentes. Por lo tanto, no existe un número concreto de las mismas que deba facilitar la marca, sino que es algo que queda a expensas suya en base a la información y a los resultados de las pruebas que manejan en sus laboratorios. Además, por si fuera poco, esto no garantiza que alguna de las variantes ofrecidas por ellos sea la adecuada para el repintado, por lo que el pintor de vehículos, a veces, se vea obligado a realizar sus propias mezclas con las variantes disponibles para obtener variaciones intermedias o utilizar otro tipo de estrategias que resultan más costosas económicamente.

Motivos que explican la existencia de variantes de color

Resulta inevitable que el color que se diseña inicialmente sufra variaciones, incluso en fábrica, ya que se dan ciertas circunstancias que provocan dichos cambios. Entre los factores más determinantes se encuentran los siguientes:

  • La tipología de la pintura. Las pinturas que se utilizan en fábrica son diferentes de las empleadas en car refinish. Esto hace que pigmentos, resinas y otros compuestos que constituyen su composición no sean exactamente iguales, favoreciendo que se produzcan diferencias colorimétricas entre ambos tipos de pintura
  • Suministro de pintura de distintos proveedores. Cada marca de pintura dispone de su tecnología y de sus procesos de elaboración y desarrollo de la misma, por lo que dependiendo de donde se sitúe la factoría del fabricante, el proveedor puede ser uno u otro, o incluso varios. Inevitablemente, esto conlleva ligeros cambios en el color final, algo que no resulta ser un problema el pintar el vehículo en fábrica, pero que sí lo es cuando se repinta en el taller si no se disponen de las variantes del color adecuadas. Este mismo problema se traslada a los talleres de reparación, de forma que un mismo código de color presenta este tipo de diferencias dependiendo de la marca que lo fabrique.
  • Aplicación de pinturas en diferentes plantas. Existen ciertas piezas, como paragolpes o tapas de combustible, que se pintan en plantas o industrias distintas de aquellas en las que se pinta la carrocería. En estos casos, el proveedor de cada una de ellas es distinto y la tipología de la pintura también lo es, de forma que el riesgo de que existan cambios colorimétricos es más que posible. En algunos casos, alcanzan a ser perceptibles, incluso, en vehículos totalmente nuevos recién salidos de fábrica.
  • Las condiciones de pintado. La pintura que da el color a la carrocería es un producto propenso a mostrar distintas variaciones colorimétricas dependiendo de las condiciones en las que se aplica. Aspectos como la humedad ambiental, la temperatura o el número de capas aplicadas, entre otros, provocan que un mismo color, aun siendo del mismo proveedor y el mismo tipo de pintura, pueda sufrir variaciones significativas. Esta circunstancia es más controlable en fábrica, ya que el proceso de pintado está robotizado y perfectamente controlado, aunque bastante menos cuando el vehículo se repinta en el taller.
  • Vehículo repintado. La gran mayoría de los vehículos que circulan por nuestras carreteras han sido repintados completa o parcialmente en algún momento de su vida. Esto hace que al tener que repintar uno de ellos exista una alta probabilidad de que resulte difícil encontrar la variante más adecuada, ya que no se sabe con qué marca se ha repintado y en qué condiciones se aplicó el color.

Otros factores como el tipo de luz disponible, la agudeza visual del observador o los efectos de la pintura provocan variaciones en el color que nos pueden inducir a error, así que hay que tenerlas en cuenta a la hora de escoger una variante.

Cómo elegir la variante de color más parecida

La forma de elegir la variante de color más parecida pasa por aplicar un proceso previo de limpieza y por disponer de las herramientas adecuadas para efectuar una valoración precisa. Las herramientas que se necesitan son las siguientes:

  • Espectrofotómetro. Es la herramienta más recomendable para realizar la lectura de color, ya que analiza sus particularidades colorimétricas de forma muy precisa y encuentra la variante o el color más parecido dentro de su base de datos, como el xCrom.

 

Expectrofotometro xCrom

    • Espectrofotómetro xCrom
  • Software de pintura. Además de poder descargar la lectura del color realizada por el espectrofotómetro, permite sincronizar el pesaje de la pintura con los datos del ordenador, algo imprescindible para recalcular la fórmula o controlar el consumo de pintura.
  • Carta de colores y/o probetas pintadas. Este es uno de los sistemas utilizados tradicionalmente y que, cada día más va perdiendo protagonismo. En ella se recogen todas las variantes de cada uno de los colores disponibles. Siempre que sea factible se recomienda el uso de probetas pintadas por el operario frente a la carta de colores, ya que muestra de forma más fiel el color final. En ningún caso se recomienda utilizar cartas de colores impresas.
  • Selector de partículas. Permite seleccionar el tamaño de partícula metálica más adecuado para evitar diferencias de tono como consecuencia de ello.

Con relación al proceso de trabajo que garantiza una correcta elección de la variante, estos son los pasos que se deben seguir:

  • La comprobación de la variante se lleva a cabo en una zona del vehículo contigua a la que se va a aplicar el color. Es necesario que se encuentre limpia y pulida para evitar valoraciones incorrectas.
¿Cómo elegir la variante de color más parecida? | Crom Campus
Selector de partículas
  • Realizar la lectura con el espectrofotómetro y esperar a que nos devuelva el resultado.
  • Si no disponemos de espectrofotómetro, preparar la carta y/o la probeta de color con las distintas variantes. Colocar el vehículo en una zona con buena iluminación, a poder ser con luz de día natural o provocada. Colocar una a una las variantes sobre la superficie de valoración y observarlas por separado desde distintos ángulos, prestando atención a las diferencias perceptibles: tonalidad, vivacidad e intensidad. Tras ello escoger la más aproximada.
  • Comprobar el tipo de partícula metálica con la ayuda del selector de partículas.
  • No se recomienda pintar al corte, siempre aseguraremos mejores resultados difuminando las piezas adyacentes.

Elegir la variante de color, cada vez más fácil.

Las variaciones que presentan los colores en el vehículo dificultan la labor del pintor de vehículos, pero es algo que no se puede evitar. El fabricante facilita distintas variantes para mejorar esta labor, aunque a veces al no disponer de suficiente variedad o efectuar una elección incorrecta, un trabajo bien realizado hasta ese momento se puede estropear. Gracias a la utilización de herramientas digitales como los espectrofotómetros, cada vez es menos dificultoso acertar con las variantes de color.

 

Nuestro blog


Mantente al día