Florida y Arizona: los mejores destinos para testear las pinturas y recubrimientos

¿Sabías que los fabricantes de pintura ponen a prueba sus productos en lugares extremos como Florida y Arizona? ¡Descubre el por qué en este artículo!

Los fabricantes de pintura, conscientes de la importancia de ofrecer productos duraderos, ponen a prueba sus productos en lugares extremos como Florida y Arizona. ¿La razón? Someterlos a pruebas rigurosas bajo condiciones climáticas exigentes que demuestren su durabilidad frente a los elementos Se trata de someter a las muestras a periodos de 1 o 2 años a la intemperie. En este artículo, exploraremos por qué estos dos destinos se han convertido en estándares internacionales para evaluar la durabilidad de las pinturas.

¿Por qué Florida?

Florida, conocida por sus playas de ensueño y su clima subtropical, se erige como un referente global para las pruebas de exposición en exteriores. Las condiciones climáticas en este estado son especialmente extremas y podrían equivaler a varios años en otros lugares menos extremos.

La alta intensidad de la luz solar, proporciona una radiación ultravioleta anual elevada, las altas temperaturas durante todo el año, las lluvias abundantes y la humedad extrema crean un efecto sinérgico ideal para probar la durabilidad de materiales en entornos exteriores. Desde cambios de color y brillo hasta la sensibilidad de la propia pintura (resinas, …) a la humedad. Florida se convierte en el escenario perfecto para evaluar cómo los recubrimientos resisten el paso del tiempo en condiciones desafiantes.

Florida y Arizona: los mejores destinos para testear las pinturas y recubrimientos | Crom Campus
Test Florida – Imagen de Q-Lab

¿Por qué Arizona?

Arizona, con su paisaje desértico y temperaturas abrasadoras, es otra ubicación de referencia para las exposiciones de envejecimiento en exteriores. La intensidad de la luz solar y las temperaturas extremas a lo largo del año, con una humedad considerablemente menor que en Florida, hacen de este estado un lugar ideal para pruebas específicas.

Las elevadas temperaturas, que pueden alcanzar los 46°C (115°F) en verano, y la radiación ultravioleta intensa proporcionan el entorno perfecto para validar bajo condiciones extremas componentes de automoción.

Florida y Arizona: los mejores destinos para testear las pinturas y recubrimientos | Crom Campus
Test Arizona – Imagen de Q-Lab

Pruebas extremas en entornos exteriores reales

En la búsqueda de productos resistentes y duraderos, los fabricantes de pintura no escatiman esfuerzos. Las pruebas en lugares como Florida y Arizona se han convertido en estándares internacionales para garantizar que los productos no solo cumplan con las expectativas, sino que las superen. Cuando una pintura supera con éxito las inclemencias del tiempo en estos tests, se asegura que el recubrimiento mantendrá su aspecto a lo largo de la vida útil del automóvil, garantizando además la protección del sustrato.  Superar estos tests es sinónimo  de haber pasado por un auténtico campo de batalla climático.

Pruebas previas aceleradas en laboratorio

Previamente a estas pruebas, los fabricantes de pintura deben afinar sus fórmulas garantizando al máximo posible ya que se pasarán las pruebas de resistencia de dos años bajo condiciones climáticas reales. Para ello se realizan tests como los Q-Sun o Q-UV. Estos tests consisten en ensayos acelerados con lámparas de Xenon o UV. De manera que con unas 1600 horas podemos tener una aproximación de lo que se obtendrá en los tests reales.

Florida y Arizona: los mejores destinos para testear las pinturas y recubrimientos | Crom Campus
Cámara de envejecimiento acelerado

Nuestro blog


Mantente al día