Un paseo por la evolución de la colorimetría y el diseño automovilístico

La evolución del diseño de vehículos ha tenido un impacto significativo en la colorimetría, el estudio de los colores y su medición. Un claro ejemplo de esta evolución se puede observar en los paragolpes de los automóviles.

La evolución del diseño de vehículos ha tenido un impacto significativo en la colorimetría, el estudio de los colores y su medición. Un claro ejemplo de esta evolución se puede observar en los paragolpes de los automóviles.

 

Evolución colorimetría

En el pasado, los paragolpes solían estar fabricados principalmente de metal, y todo el color aplicado a estas piezas provenía de la misma planta de fabricación.

Paragolpes metal
Paragolpes metal

Sin embargo, a medida que avanzaba el diseño de los vehículos, se comenzaron a utilizar paragolpes de plástico. En esta etapa, muchos de estos paragolpes de plástico no estaban pintados.

Paragolpes plástico negro
Paragolpes plástico sin pintar

Con el tiempo, se comenzaron a pintar los paragolpes de plástico, de manera que coincidieran con el color de la carrocería del vehículo. Esta tendencia marcó un hito en la evolución de la colorimetría, ya que implicaba la aplicación de colores precisos y coherentes en diferentes materiales desde diversos proveedores.

Paragolpes plástico pintado
Paragolpes plástico pintado

Posteriormente, se produjo otra evolución en el diseño de los paragolpes, donde se empezaron a integrar con la carrocería del vehículo. Esto significaba que el paragolpes adquiría cada vez más importancia en términos de superficie y su diseño se volvía más integral con el resto del vehículo.

Paragolpes integrado
Paragolpes integrado

Las herramientas de control: un aliado

A medida que más y más partes del automóvil eran fabricadas por proveedores externos, surgió la necesidad de contar con herramientas de control de color más precisas. Éstas, permitían asegurar la consistencia del color en las diferentes piezas pintadas fuera de las instalaciones donde se fabricaba el color de la carrocería haciéndolas indistinguibles para el ojo humano. Las herramientas de control de color se convirtieron en un elemento crucial para garantizar la homogeneidad visual del vehículo. Todas las partes plásticas deben cumplir con las tendencias de la carrocería.

Actualmente la tendencia es la de incluir multitud de piezas externas de origen plástico, que aligeren el peso y abaraten los costes.

Sin duda la mejora en los aparatos de medida ha propiciado diseños y colores mas arriesgados, así como esta tendencia ha garantizado por su parte la mejora de los métodos de medida y control. Una retroalimentación que ayuda a entender el panorama actual.

Además, otro aspecto importante para tener en cuenta es el ajuste entre paneles. Con los avances en la fabricación de vehículos, los paneles están cada vez más cercanos entre sí, lo que requiere un mejor ajuste para minimizar posibles diferencias visuales entre ellos.

Galga de medición
Galga de medición de distancia entre paneles

La función como elemento

En el pintado de las partes plásticas también hay que tener en cuenta que la función acompaña al color, con algunas particularidades:

Carrocería (Pinta el OEM)​

  • Sustrato = metal​
  • Importante: protección anticorrosiva​
  • Aplicación con campana / apoyo electrostático​

Plásticos (Pintan los “Tiers”)​

  • Sustrato = plásticos (PP, PA, ABS, ..)​
  • Importante: flexibilidad y adherencia​
  • Aplicación aerográfica (o campana), imprimaciones conductoras​

Diseños más integrados, más control colorimétrico

En resumen, la evolución del diseño de vehículos ha influido en la colorimetría tanto como la colorimetria ha influido en las formas del automóvil. Los paragolpes son un ejemplo claro.

Esta evolución ha llevado a la necesidad de contar con herramientas de control de color más precisas y ha impulsado mejoras en el proceso de ajuste entre paneles. Estos avances son fundamentales para garantizar la calidad estética y visual de los automóviles modernos.

Nuestro blog


Mantente al día